Valeriana

VALERIANA

1.- Nombre científico: Valeriana officinalis.


2.- Otros nombres comunes: Alfeñique, hierba de los gatos.


3.- Partes de la planta de uso médico: La raíz.


4.- Descripción de la planta: Es una planta que conoce casi todo el mundo. Sin embargo, son pocos los que saben que aspecto tiene la especie original, ya que no solo crece en cultivos sino también silvestre. Se trata de una vivaz vigorosa que alcanza una altura superior a 1 metro, con un gran tallo anguloso sobre el que se sitúan opuestas grandes hojas pinnadas impares que muestran de 11 a 21 folíolos. En el ápice del tallo se disponen en umbela las pequeñas flores rosadas. Existen entre nosotros numerosas variedades que se diferencian en el color de las flores y en el número de folíolos, aunque todas tienen el mismo efecto.


5.- Época de floración: Durante el verano.


6.- Presencia: La valeriana se presenta en toda Europa, tanto en suelos húmedos como secos; en prados, márgenes de los ríos, bosques húmedos, diques y escombreras, en las llanuras y en las montañas. Pero la droga se obtiene casi exclusivamente de los grandes cultivos.


7.- Sustancias activas: El valepotriato, el aceite esencial y una sustancia espasmolítica son los principios activos más importantes de la raíz de valeriana.


8.- Acción curativa y uso: Hay que hacer resaltar en primer lugar que la valeriana es realmente activa; se ha podido refutar mediante ensayos científicos la antigua afirmación de que el olor sugería simplemente una acción calmante. Es interesante la observación de que ninguno de los componentes por sí solo produce el efecto decisivo, sino que es el conjunto de todos ellos el que produce el resultado tan sorprendente cuando se dosifica de la manera adecuada. Con 5 ó 10 gotas de tintura de valeriana, por ejemplo, no se logra nada, pero con 30 ó 50, o incluso una cucharadita, diluida en algo de agua se obtienen muy buenos resultados. La valeriana actúa en los estados de excitación nerviosa, contra el insomnio y para las palpitaciones. Los pacientes aquejados de intranquilidad no se sienten cansados tras tomar la planta, sino muy refrescados. En los casos de insomnio nervioso la relajación que proporciona contribuye al sueño. La espera ya no es desagradable y torturante, sino que es recibida como un descanso bienhechor hasta que se instaura el sueño sano. Esta planta es igualmente eficaz contra las palpitaciones nerviosas. Resumiendo, la valeriana es un medio disponible si se quieren superar mejor las prisas o las épocas de intranquilidad. Su acción equilibradora evita una gran variedad de secuelas, tales como los dolores de estómago y de vientre, las afecciones biliares, los dolores de la región del corazón e incluso el estreñimiento crónico. Además de la tintura y del té de valeriana, existen también grageas con el mismo contenido que la planta. El vino preparado con esta especie puede prestar también buenos servicios. Incluso un baño con ella actúa como tranquilizante y soporífero hasta tal grado que hay gente que se duerme en la bañera. En cuanto a la medicina popular, además de para lo ya mencionado, también se usa a la valeriana como remedio contra las afecciones leves del corazón y para los dolores de estómago, como planta medicinal espasmolítica y deshidratante, y en especial, como remedio para aliviar los dolores climatéricos de la mujer.


9 Consejo particular: Cuando se trata de lograr la relajación y hacer desaparecer los espasmos de origen psíquico, ha dado buenos resultados una infusión preparada con raíz de valeriana y hojas de toronjil a partes iguales. Además, como tisana para dormir es una buena idea mezclar raíces de valeriana con lúpulo a partes iguales. Se bebe antes de ir a la cama.


10.- Recolección y preparación: Se desentierran las raíces a finales del verano, se las lava bien y con un cepillo se quitan los pequeños pelos radicales. El resto de la raíz se cuelga para secar. Las más ricas en principios activos son las de los ejemplares de dos años. El olor típico de esta especie no se desarrolla hasta que no están secas, y viene determinado por el éster de ácido bornil-isovaleriano.


11.- Efectos secundarios: No se conocen.


12.- Recetas:
Té de valeriana: Se vierte 1/4 de litro de agua fría por encima de 2 cucharaditas de raíz de valeriana triturada y se deja reposar por espacio de 10 a 12 horas. Conviene dar vueltas de vez en cuando. Se bebe cuando hace falta o bien regularmente de 2 a 3 tazas diarias. Esta dosis tan elevada no es perjudicial, pero garantiza un efecto óptimo.
Baño de valeriana: Se extraen, durante 10 horas, 100 gramos de valeriana; con 1 litro de agua y el líquido filtrado se añade al agua de baño. En lugar de eso pueden añadirse también directamente 200 ó 250 g de la planta al baño o bien utilizar un extracto ya preparado.