Tilo

TILO

1.- Nombre científico: Tilia platyphyllos.


2.- Otros nombres comunes: Arguma, teja, tillón, tilar.


3.- Partes de la planta de uso médico: Las inflorescencias totalmente desarrolladas con su bráctea. En medicina popular también las hojas y a veces la corteza.


4.- Descripción de la planta: El tilo es un árbol muy conocido. Lo que mucha gente ignora es que hay dos especies. El de hoja pequeña (Tilia cordata) produce más flores que el común, las abre unos 15 días después y es más frecuente que aquel. Existe aun otra diferencia: en el envés de las hojas, sobre el eje de los nervios aparecen mechones tomentosos de color amarillo rojizo en la primera y blanquecino en la segunda. A pesar de todo ello, las propiedades curativas aquí explicadas son válidas para ambos.


5.- Época de floración: Al final de la primavera y durante todo el verano.


6.- Presencia: Se trata de un árbol que necesita bastante humedad por lo que suele aparecer en lugares húmedos con suelo calizo o silíceo.


7.- Sustancias activas: Aceite esencial, flavonoides, algo de mucílago, taninos y azúcar. Los otros numerosos elementos constituyentes participan asímismo, igual que en todas las plantas medicinales en su efecto, pero los más importantes son los flavonoides y el aceite esencial.


8.- Acción curativa y uso: Es conocida desde siempre la acción diurética de la tila, sobre todo en los resfriados en los que es conveniente proceder a una cura de sudoración. Activa también las fuerzas defensivas del cuerpo de modo que el tratamiento con infusiones de tila ayuda a superar más rápidamente los enfriamientos que van acompañados de fiebre. Esto se cumple especialmente en los niños. La tila puede utilizarse asímismo como un excelente profiláctico, es decir, un medio preventivo. Resulta recomendable beber con regularidad tila en las épocas de mayor riesgo de infección. Su sabor es excelente, el olor estimula y si se la endulza con miel resulta todavía más agradable. El que no pueda desprenderse de una bronquitis debería probar una infusión preparada con una mezcla a partes iguales de hojas de tilo y fárfara. Si se sigue con regularidad la cura, los resultados son sorprendentes. En cuanto a la medicina popular, también emplea las hojas como estomacal y la corteza para aliviar los dolores convulsivos producidos en el tracto digestivo. Es a las sustancias mucilaginosas a las que hay que atribuir ese efecto. La infusión hecha con la corteza se utiliza asímismo para apósitos y enjuagues, si bien esta última aplicación está cayendo en desuso por existir remedios mejores.


9.- Consejo particular: Resultan especialmente eficaces dos infusiones que deben tomarse como medida profiláctica durante las épocas de resfriados. La primera contiene flores de tilo, escaramujos, arándanos y manzanilla en la proporción 2:1:1:1. La segunda contiene flores de tilo, hojas de fárfara, menta piperita y manzanilla en la proporción 3:3:2:2. Cualquiera de estas dos infusiones, tomada con regularidad, prácticamente garantiza no coger ningún resfriado en la época de los mismos.


10.- Utilización en homeopatía: Con las flores frescas se prepara la tintura. Los preparados homeopáticos D1 a D6 se usan algunas veces contra el reuma, las erupciones alérgicas y la fiebre del heno. La tila se utiliza también contra el exceso de sudoración. Los homeópatas y los médicos naturalistas utilizan con frecuencia el carbón de corteza de tilo. Ingerido en polvo hace que desaparezcan los espasmos graves que se presentan en determinadas zonas del intestino grueso. Este efecto ha sido demostrado científicamente. Bajo la dirección de un médico constitutye, sin duda, un campo de aplicaciones muy prometedor.


11.- Recolección y preparación: Las flores que se utilizan proceden de ambas especies y consisten en inflorescencias completas, incluida la bráctea rígida. Es importante recogerlas un día después de que se abran, o como muy tarde a los 4 días, porque en ese momento es máximo el contenido en principios activos. Se las seca en secaderos ventilados. El proceso no debe durar demasiado ni la temperatura ascender excesivamente. Como máximo 45ºC, ya que son muy sensibles. Después de secas y troceadas deben guardarse en recipientes herméticos, pues la mínima cantidad de humedad durante el almacenaje destruye el aroma y reduce su eficacia.


12.- Efectos secundarios: Se ha dicho en ocasiones durante los últimos tiempos que el uso muy frecuente de la tila perjudica al corazón, pero esto solamente es cierto cuando se hacen muy a menudo curas de sudoración con esta planta. Pero ya que el sudar no es necesario y de todas maneras se produce la activación de las defensas corporales, todo el que tema algún efecto sobre su corazón deberá prescindir de ello y beber la tila, cocida durante menos tiempo, a temperatura moderada; entonces no hay ningún problema.


13.- Recetas:
Tila: Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 2 cucharaditas llenas de las flores, se deja reposar durante 10 minutos, se cuela y se bebe muy caliente.