Serpol

SERPOL

1.- Nombre científico: Thymus serpyllum.


2.- Otros nombres comunes: Hierba luna, serpillo, serpolio, salsa de pastor, tomillo de monte.


3.- Partes de la planta de uso médico: La hierba.


4.- Descripción de la planta: Semiarbusto de aspecto muy variable. Suele desarrollarse a partir de un rizoma lignificado que da numerosos tallos desnudos o pubescentes, de sección redonda o cuadrada, de unos 15 cm de largo y con hojas de pecíolo corto opuestas. Éstas son lineales u ovaladas, de borde entero y con frecuencia recibiertas de pelos. Las flores de color sonrosado se disponen en el extremo de los tallos en cabezuelas redondas o en espigas cortas. Toda la planta, pero de manera especial las flores y las hojas, contiene gran cantidad de aceite esencial, por lo cual desprende un aroma intenso y característico.


5.- Época de floración: Desde mediados de la primavera hasta mediados del verano.


6.- Presencia: En lugares rocosos y secos, matorrales, bordes de caminos y prados y linderos de bosque soleados, e incluso rocas y muros.


7.- Sustancias activas: Aceite esencial, algo de tanino, principios amargos y flavonoides.


8.- Acción curativa y uso: El principal componente es también, como en el caso del tomillo, el aceite esencial con propiedades espasmódicas y desinfectantes. Los pulmones y los bronquios, el estómago y el intestino son los órganos que se tratan con el serpol. La tos irritativa y la tos ferina pueden aliviarse con el té, se tonifica el estómago y el intestino, se estimula el apetito y ayuda a digerir mejor las comidas. En la mayoría de los casos se emplea el té preparado con la planta, que para combatir la tos puede endulzarse con miel, pero que para los trastornos gastrointestinales debe beberse sin endulzar. En cuanto a la medicina popular, se trata de una planta muy apreciada. Se tratan con ella las dolencias ya expuestas, además de las flatulencias y las dolencias pulmonares y generalmente con muy buenos resultados. También se recomienda el serpol para tratar el período doloroso. Un extracto alcohólico se usa como linimento contra el reuma y la gota. Sirve asímismo en las dislocaciones y las contusiones. El modo de prepararlo es muy variable. Uno válido es el que se obtiene cuando se vierten 250 g de alcohol de 70º sobre 20 g de la hierba y se deja reposar durante 10 días.


9.- Empleo como condimento: Las plantas medicinales que desprenden un olor aromático, o sea que contienen gran cantidad de aceites esenciales, se utilizan muy frecuentemente como condimento. Esto sucede también con el serpol, toda vez que hay una variedad que desprende un intenso olor a limón; se la utiliza en fresco para añadir a diversas ensaladas. Se aromatizan así también compotas de fruta. Lo mismo que con el tomillo, con el serpol seco se aderezan los platos muy grasos. Las patatas asadas, los huevos revueltos con tocino, los guisos grasos y las sopas fuertes toleran muy bien esta planta.


10.- Consejo particular: Hay personas a las que no le sientan bien los huevos. Si toman, por ejemplo, uno cocido con el desayuno les causa el mismo efecto que una piedra en el estómago, lo mismo que las ensaladas que lo contienen. A estas personas les conviene mezclar aderezante formado por serpol, ajenjo, romero y un poco de sal común. El huevo del desayuno y los platos de este tipo se aderezan así para hacerlos más digeribles. La proporción es 5:2:1:12.


11.- Recolección y preparación: Se recolecta la hierba en flor, sin las raíces, y se la seca de inmediato a la sombra en un lugar ventilado.


12.- Efectos secundarios: No son de esperar.


13.- Recetas:
Té de serpol: Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 1 ó 2 cucharaditas llenas de la hierba, se deja reposar por espacio de 10 minutos y se cuela. La dosis correcta son 3 tazas al día.