Rábano

RÁBANO

1.- Nombre científico: Raphanus sativus.


2.- Otros nombres comunes: Erradil, rabaniza.


3.- Partes de la planta de uso médico: La raíz.


4.- Descripción de la planta: El rábano (que no es lo mismo que el rábano rusticano), es una forma cultivada muy antigua. Junto con el ajo lo daban los egipcios en grandes cantidades a los trabajadores de las pirámides para mantenerlos sanos y fuertes. Se dice (aunque no hay unanimidad al respecto) que procede de la rabaniza común (hoy día utilizada como forraje). El rábano utilizado como hortaliza y para fines medicinales es la planta cultivada, de la que hay diversas razas que se diferencian en la forma y el color de las raíces; es difícil decidir cuál es la mejor. Las formas negras son, por lo general, más picantes y ya que esto se debe a los principios activos que contiene, se afirma que esas variedades negras son las más eficaces. Al cultivar la planta hay que procurar que no dé flor, pues lo que interesa son las raíces.


5.- Época de floración: Durante todo el año.


6.- Presencia: Fundamentalmente cultivada en gran parte del mundo, si bien a veces se presenta asilvestrado en baldíos y cunetas.


7.- Sustancias activas: Aceite esencial con azufre, aceite de mostaza alilo y butilo, rafanol y rafanina, así como vitamina C.


8.- Acción curativa y uso: La medicina académica reconoce la eficacia de esta especie en lo que respecta a los trastornos biliares y hepáticos. El jugo actúa como colagogo, reduce la inflamación de las vías biliares, se opone a la formación de arenillas y cálculos, y refuerza la terapia hepática. En el sur de Alemania, por ejemplo, en donde se comen muchos más rábanos que en el norte, se dan menos casos de colescistitis, atribuyéndose esto a la planta. El jugo puede comprarse ya preparado, pero uno mismo puede hacerlo, tal como indicamos mas abajo en la sección de recetas. En cuanto a la medicina popular también emplea el rábano contra los trastornos biliares y hepáticos, para lo cual se bebe el jugo, o se comen sin salar. Pero estas dolencias no son el único campo de aplicación, pues también se le usa contra la tos y la tos ferina.


9.- Efectos secundarios: Los pacientes con estómago sensible deben averiguar primero si toleran los rábanos. Por lo demás, se desconocen efectos secundarios.


10.- Recetas:
Jugo de rábanos: Se ralla con una raspadora un rábano grance, se añaden 3 cucharadas de miel, se deja reposar durante 10 horas y se prensa a continuación. Se administra a cucharadas distribuido en el día para combatir la tos.