Mezereón

MEZEREÓN

1.- Nombre científico: Daphne mezereum.


2.- Otros nombres comunes: Aureola hembra, leño gentil, matacabras.


3.- Partes de la planta de uso médico: La corteza, y en la medicina popular también las bayas.


4.- Descripción de la planta: El mezereón es un arbusto pequeño que suele medir entre 50 y 100 cm, y que en lugares óptimos (jardines o parques) llega a alcanzar incluso 2 metros y medio de altura. La corteza de los tallos y de las ramas es de color pardo grisáceo. Antes de que se formen las hojas salen las flores sin pecíolo, de color rosa o rojo vivo y de olor muy intenso (y agradable). Suelen disponerse en grupos de tres en la axila de las hojas del año anterior. Las hojas son lanceoladas y de borde entero, y las bayas producidas a partir de las flores tienen forma ovalada y son de color rojo intenso.


5.- Época de floración: En los últimos meses del invierno.


6.- Presencia: El mezereón prefiere localidades umbrías y suelos ricos en elementos nutrientes. Se le encuentra en los linderos de bosques, en vegas, orillas de riachuelos y en setos. Es más raro en el norte de Europa que en el sur. Se trata de una especie sometida a protección legal en Centroeuropa.


7.- Sustancias activas: La dafnina es un glucósido, la dafnetoxima una sustancia caústica. La corteza contiene también flavonoides, sitosterina, resina y otras.


8.- Acción curativa y uso: Hay que prevenir en contra del uso interno de la planta, ya que contiene sustancias irritantes muy tóxicas. Tampoco debe utilizarse como purgante como se hacía antes muy frecuentemente, debido a esa toxicidad. El uso externo, aún frecuente en la medicina popular, para servir de vesicante es demasiado peligroso. Sólo podemos recomendar las diluciones homeopáticas y aún así siempre bajo control médico.


9.- Utilización en homeopatía: El homeopático "Mezereum" se prepara con la corteza fresca, recogida antes de la floración. Se utiliza frecuentemente contra diversas afecciones cutáneas, eczemas, exantemas húmedos y con costra, enrojecimiento de la piel, herpes zóster y úlceras varicosas. Se le emplea incluso contra los dolores de muelas, de cabeza, de los miembros y del estómago. La forma más fuerte deberá ser la tercera potencia (D3). A partir de la D6 pueden emplearse sin peligro alguno todas las potencias.


10.- Efectos secundarios: El mezereón es muy tóxico. Las bayas constituyen, en especial para los niños, un serio peligro, pues 10 ó 15 son suficientes para poder causar la muerte. Todas las partes de la baya provocan irritaciones y ampollas en la piel. Pueden llegar a producir necrosis (destrucción de los tejidos). Los primeros síntomas internos de una intoxicación son diarreas, vómitos, ardor en todas las mucosas y similares, producidos al irritar el estómago, el intestino y los riñones. Es imprescindible proceder a un riguroso lavado de estómago.