Mejorana

MEJORANA

1.- Nombre científico: Origanum majorana.


2.- Otros nombres comunes: Acapuas, amáraco, almoradijo, almoradux, mayorana, moradux, orégano mayor, sampsuco.


3.- Partes de la planta de uso médico: Toda la hierba en flor (sin las raíces) y el aceite esencial obtenido de ella.


4.- Descripción de la planta: Alcanza una altura comprendida entre los 20 y los 50 cm, es muy ramificada, erguida y posee tallos cuadrados y delgados, y ramas en las que se disponen cruzadas las hojas sentadas o de pecíolo corto, redondeadas, de borde entero y tomentosas por ambos lados. Los brotes van recubiertos de una pelusilla que adquiere a veces coloración rojiza. Las hojas, de color rojo pálido o blanco, se disponen en densas falsas espigas de forma ovalada situadas en las axilas de las brácteas. Toda la planta desprende un aroma intenso.


5.- Época de floración: A finales del verano y durante el otoño.


6.- Presencia: Dentro de Europa al norte de los Alpes no ha logrado aclimatarse esta planta procedente de India. Sin embargo en los países mediterráneos, incluso en Egipto, se ha vuelto practicamente autóctona. Quien quiera cultivarla en su propio huerto debe sembrar al finalizar el invierno unos 5 gramos de semilla dentro de una caja apropiada para forzar la germinación, puesto que esta especie es muy sensible al frío y al aire libre es muy posible que no llegue a germinar. A mediados de la primavera cuando ya no son de temer más heladas se transplantan 15 ejemplares vigorosos al aire libre sobre un suelo ligero pero rico en elementos nutrientes. La distancia entre los plantones debe ser de unos 15 cm. Protegidos contra el viento y en un lugar cálido se desarrollan perfectamente, aunque crecen con lentitud. Los ejemplares alcanzan una altura de unos 30 ó 40 cm.


7.- Sustancias activas: La principal es el aceite esencial, que en el producto de buena calidad alcanza entre el 0.6% y el 1.0%. El efecto lo completam los principios amargos y los taninos.


8.- Acción curativa y uso: Gran número de médicos siguen recetando mejorana contra los trastornos gástricos, intestinales y biliares. Todos los pacientes coinciden en elogiar su eficacia en los casos de dispepsia, anorexia, flatulencia y diarrea. Otros médicos por el contrario, la consideran sólo como una especie excelente y sana. Mayores diferencias existen a la hora de juzgar la pomada de mejorana, que hubo un tiempo que se empleaba mucho contra los resfriados, como loción contra las dolencias nerviosas y para el tratamiento de luxaciones, heridas y úlceras. En cuanto a la medicina popular, se emplea el té de mejorana contra las enfermedades nerviosas, la clorosis, los enfriamientos con tos y mucosidades, el asma, los trastornos digestivos acompañados de flatulencia y espasmos, el resfriado, la fiebre del heno, la estomatitis y la gingivitis. Para la pomada de mejorana se amplía el campo de aplicaciones: se tratan los dolores nerviosos, las luxaciones y dislocaciones, las heridas mal cicatrizadas, las úlceras y el reuma.


9.- Consejo particular: Los lactantes no pueden dormir muchas veces porque padecen de opresión de estómago o de flato. En estos casos resulta muy conveniente tomar té de hinojo o de alcaravea, pues estas dos plantas son los mejores carminativos (remedio contra la flatulencia). Sin embargo, no siempre es posible añadir un té al biberón, pues esto aumenta la cantidad de líquido e intranquiliza. Entonces da buenos resultados frotar la región del ombligo con té de mejorana. Muchas madres informan que al cabo de 10 ó 20 minutos de haber hecho la fricción desaparece la flatulencia. También el resfriado de los lactantes puede tratarse con pomada de mejorana; se despeja la nariz y pueden dormir sin molestias. En muchas farmacias todavía se la puede encontrar, pero también puede hacerla uno mismo. Explicamos mas abajo la receta.


10.- Empleo como condimento: Desde el siglo XVI se conoce la mejorana y también desde esa época se la aprecia como condimento. En la antigüedad se dedicó esta planta a la diosa Afrodita. Con ella se aromatizaban los vinos para lograr un afrodisiaco. Los asados grasos, las salchichas, la sopa de patatas y los guisos de verduras con un elevado porcentaje de legumbres no solamente resultan más sabrosos con mejorana sino que se vuelven más digestivos. Las salsas que se añaden a los macarrones y a los espaguetis y las patatas asadas aceptan bien esta planta. Se mezcla asímismo bien con otros condimentos, tales como el tomillo, el romero, la albahaca y la artemisa.


11.- Utilización en homeopatía: Se usa el homeopático "Origanum majorana", principalmente para los trastornos sexuales ya que ejerce una acción especial sobre el sistema nervioso de los órganos sexuales y el sistema nervioso de la mujer. Pero se le emplea a veces también como tónico y estomacal. La dosificación es muy variable, siendo las potencias más adecuadas las comprendidas entre D4 y D6.


12.- Recolección y preparación: Hay que recolectarla cuando florece, lo cual sucede a mediados del verano. En esa época es especialmente alto el contenido en sustancias aromáticas. Se corta la planta un poco por encima del suelo y atándolas en ramilletes se les deja secar al aire. En recipientes bien cerrados la mejorana dura varios años sin sufris una pérdida apreciable de principios activos.


13.- Efectos secundarios: La sobredosis y el uso demasiado continuado (con regularidad por espacio de varias semanas) pueden producir dolores de cabeza y somnolencia. Estos efectos pueden atribuirse al aceite esencial.


12.- Recetas:
Té de mejorana: Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 1 ó 2 cucharaditas de mejorana, se deja reposar por espacio de 5 minutos, se cuela y se bebe a sorbos 1 ó 2 tazas diarias.
Pomada de mejorana: Se añade 1 cucharadita de mejorana en polvo a 1 cucharadita de alcohol y se deja reposar la mezcla durante algunas horas. Se añade después 1 cucharadita de mantequilla sin salar y se calienta toda la mezcla al baño maría por espacio de 10 minutos. Se pasa por último a través de un paño y se deja enfriar. Con esta pomada aromática, se puede untar fácilmente la nariz por dentro y por fuera. Debido a su poca durabilidad habrá que preparar cantidades pequeñas cada vez. La que se adquiere en farmacias y que dura más tiempo, se prepara con vaselina blanca, aunque se dice que es mejor la casera, obtenida con mantequilla.