Matacán

MATACÁN

1.- Nombre científico: Cymanchum vincetoxicum.


2.- Otros nombres comunes: Centósigo, matatósigo, mataveneno, pimiento de monte, vencetorigo, vincetóxico.


3.- Partes de la planta de uso médico: El rizoma.


4.- Descripción de la planta: De un rizoma ramificado con muchas raicillas delgadas y de color blanco, surgen varios tallos erguidos, finos, de sección redonda y parecidos a los de la ruda, que alcanzan una altura de unos 75 cm. En ocasiones llega a medir hasta 2 metros de alto. Las hojas son opuestas, de pedúnculo corto y con el haz más oscuro que el envés. Las hojas superiores son alargadas y las inferiores ovaladas acabadas en punta. Las pequeñas flores amarillentas se agrupan en cimas y de ellas se desarrollan cápsulas foliculares que se abren en la madurez y contienen numerosas semillas planas y ovaladas, cubiertas de tormento.


5.- Época de floración: Desde mediados de la primavera hasta mediados del verano.


6.- Presencia: Lugares soleados, escombreras, matorrales poco densos y setos, bosques y malezas de lugares húmedos, pantanosos y ricos en nutrientes (en tal caso en forma de planta trepadora).


7.- Sustancias activas: Glucósidos de acción parcialmente parecida a la de la digitalina, sitosterina y alcaloides.


8.- Acción curativa y uso: Ya que se trata de una planta venenosa (tal como su nombre científico indica), hay que prevenir en contra de su utilización. La medicina académica no hace uso de ella. Si a pesar de ello la incluimos en esta web se debe a que fué una de las plantas medicinales preferidas. Es sudoríficante, diurética y laxante. La medicina popular la emplea como té depurativo de la sangre, en particular cuando se trata de curar heridas mal cicatrizadas, úlceras supurantes y abscesos. Se la usa también como purgante y en el tratamiento contra la hidropesía


9.- Efectos secundarios: A pesar de las numerosas alabanzas que todavía en la actualidad se escucha acerca de esta planta, conviene prescindir de ella ya que la más mínima sobredosis provoca intoxicaciones. Comienzan con salivación abundante, mareos, vómitos, diarrea y espasmos, produciéndose también la parálisis de la musculatura del corazón. En caso de envenenamiento hay que llamar al médico urgentemente para proceder a un lavado de estómago.