Levístico

LEVÍSTICO

1.- Nombre científico: Levisticum officinale.


2.- Otros nombres comunes: Angélica montana, apio de montaña, esmirnio, ligústico.


3.- Partes de la planta de uso médico: Sobre todo la raíz, aunque a veces también toda la hierba. Como condimento generalmente las hojas, tanto frescas como secas. Los frutos también se usan..


4.- Descripción de la planta: Sobre un eje grueso crece un tallo hueco que se ramifica en su parte superior y que llega a alcanzar una altura de 2 metros. Las hojas inferiores son largamente pecioladas y van provistas de una vaina en su base. Las superiores son de pecíolo más corto, y las del vértice de la planta van sentadas directamente en la vaina. Las inferiores son bi o tripinnadas, las intermedias menos divididas y las superiores indivisas. La inflorescencia es una umbela doble con numerosas brácteas primarias y secundarias dirigidas hacia abajo. Las flores son de color amarillo pálido.


5.- Época de floración: Durante el verano.


6.- Presencia: Esta gran umbelífera es originaria del sur de Europa. Se la cultiva en todo el continente en huertos como especia o en plantaciones para obtener el producto medicinal, pero en Centroeuropa es díficil encontrar ejemplares silvestres.


7.- Sustancias activas: El componente más importante es el aceite esencial con lingustínido, terpinol, carvacrol, terpenos y sesquiterpenos. Hay también resina, goma, azúcar, almidón y diversos ácidos. Los principios amargos presentes en las hojas y la hierba deben considerarse componentes secundarios.


8.- Acción curativa y uso: El levístico es diurético. Este efecto es atribuible al aceite esencial, que en la raíz supone hasta un 1%. Sin embargo, raramente se emplea esta última sola. Por el contrario, entra a formar parte de numerosas infusiones diuréticas y, en ocasiones, en té para el estómago y depuradores de la sangre. Es difícil decir si esto se debe a su acción o al agradable aroma que confiere, incluso en pequeñas cantidades, al té. Es en la medicina popular en donde la planta ocupa un lugar destacado. Goza de buena estima desde tiempos antiguos y se la usa contra los dolores de estómago, atribuibles a la mala digestión, los trastornos en la vejiga y los riñones, los dolores reumáticos y de la gota, los trastornos en la menstruación y las jaquecas. Pulverizada se toma una pequeña cantidad con la punta de un cuchillo y se bebe un trago de agua, o bien se prepara en forma de té. Otro efecto atribuible al levísitico es la de ser una planta afrodisiaca.


9.- Empleo como condimento: Más frecuente que el uso como medicamento es el empleo de esta planta (raíz, hierba y hojas) como condimento y aromatizante de licores y estomacales. Quien no lo haya intentado hará bien en probar alguna vez la raíz de levístico. La hierba fresca, o simplemente las hojas, añadida picada a la verdura o a los guisos hace que sienten mejor y resalte su sabor. Lo único que hay que evitar es añadir una cantidad excesiva. Para que libere todo su aroma debe cocerse juntamente con el resto del plato. Un consejo especial: al preparar un caldo, una salsa de carne o un plato a base de carne picada conviene cocer también una raíz, pues ello mejora el sabor. Y algo que debe resaltarse: El condimento con levístico es muy sano y está permitido en la cocina dietética.


10.- Recolección y preparación: Los ejemplares cultivados se dejan crecer durante un año, y se arrancan como máximo unas pocas hojas. Hasta el final del verano del siguiente año no se desentierra la raíz, se limpia y atándola con otras se las cuelga para secar. Los rizomas más grandes se parten por la mitad para acelerar su secado. Ya que los insectos suelen invadir esta planta y es además higroscópica, conviene guardarla en recipientes bien cerrados. Los frutos se recolectan a finales del otoño cuando han madurado del todo. Las hojas para condimentar se arrancan a lo largo de todo el año; si se quiere utilizar toda la hierba hay que recogerla al mismo tiempo que la raíz, pero secándolas por separado.


11.- Efectos secundarios: Usada de modo temporal y con dosis terapeúticas no son de temer efectos secundarios. Solamente las mujeres embarazadas deben evitar tomarla, ya que en ese estado no conviene que se produzca una irrigación muy intensa de los órganos pelvianos. Se defiende a veces en la bibliografía que los preparados de levístico solamente deberían administrarse a los pacientes que no tengan ningúna décima de fiebre, aunque no se aducen razones para apoyar dicha afirmación.


12.- Recetas:
Té de levístico: Se añaden 2 cucharaditas de la raíz triturada a 1/4 de litro de agua fría. Se calienta hasta que rompa a hervir y se cuela a continuación. Es suficiente con 2 tazas a día.