Genciana

GENCIANA

1.- Nombre científico: Gentiana lutea.


2.- Otros nombres comunes: Agenciana, cenjana, chanzaina, funciana, gengiba, gonzana, janciana, quina de Europa, sanzaina, unciana, xanzaina.


3.- Partes de la planta de uso médico: La raíz.


4.- Descripción de la planta: Describiremos aquí la genciana común por ser la especie que más se utiliza como planta medicinal. No hace mucho no era más que una mala hierba para los campesinos de las montañas, que tenían que arrancarla. Hoy día esta vistosa planta, que alcanza una altura aproximada de 1 m, está tan diezmada que se encuentra bajo estricta protección por parte de las autoridades. El tallo erguido y liso es hueco y lleva grandes hojas opuestas de forma elíptica, de color verde azulado y con gruesos nervios, siendo cada vez más cortas al ascender por la planta. Se trata de una especie vivaz que se fija al terreno con una raíz larga y vigorosa. Han de transcurrir varios años hasta que produce las flores amarillas que se agrupan en densos verticilos. Las plantas en flor constituyen un soberbio espectáculo.


5.- Época de floración: Durante todo el verano.


6.- Presencia: Principalmente en terrenos calizos de los Alpes y de modo general en las montañas del sur de Europa.


7.- Sustancias activas: Principios amargos, principalmente genciopicrina y la amarogenciana, recientemente descubierta, y un poco de taninos.


8.- Acción curativa y uso: La raíz de genciana es una auténtica droga de principios amargos. Los otros componentes que tiene son de importancia secundaria. Su contenido en taninos es reducido, lo cual es muy importante para su uso como tónico estomacal, pues se evitan así posibles irritaciones. La falta de apetito, la debilidad gástrica con secreción insuficiente de jugos, las alteraciones en el vaciado de estómago, la flatulencia así como los espasmos y la atonía en el estómago y el intestino se pueden tratar con éxito mediante un té de genciana. Los principios activos actúan por una parte al entrar en contacto con la mucosa bucal, desencadenando reflejos curativos, y por otra tras la introducción en el cuerpo. Al utilizar esta planta hay que averiguar primero qué forma de alteración funcional del estómago es la que se ha presentado. Cuando se trata de una falta de jugos gástricos la genciana es el remedio adecuado, pero resulta contraindicado si lo que hay es un exceso de acidez. El toronjil, los cominos, la manzanilla, el anís o el hinojo son más adecuados para estos casos. Por otra parte, los principales campos de aplicación de esta especie en la medicina popular son las dolencias gástricas, intestinales, hepáticas y biliares, así como para luchar contra diversos estados de debilidad: convalecencia y personas con agotamiento nervioso y anemia. Es conocida desde siglos anteriores a Cristo, encontrándose citas sobre su uso en archivos de los siglos V y IV a.C. Galeno recomendaba la genciana como remedio contra el reuma y la gota. Estas indicaciones las siguieron también los médicos medievales, en los cuales se basan los conocimientos de los recetarios populares de herboristería.


9.- Utilización en homeopatía: El homeopático "Gentiana Lutea", obtenido a partir de la raíz fresca, se utiliza en potencias bajas (D1 a D3) contra la falta de apetito, la sensación de plenitud y la dispepsia. Se administran 10 gotas, o bien varias veces al día entre 3 y 5.


10.- Recolección y preparación: Se recolecta al finalizar el otoño, o incluso recién entrado el invierno, o bien al principio de la primavera. Para ello hay que arrancar la planta entera y cortar a ras de suelo la raíz, que se deja secar en un lugar fresco y seco.


11.- Efectos secundarios: Con las dosis indicadas no son de temer efectos secundarios, aunque no deberá emplearse con las personas que tengan muy elevada la presión sanguínea o en las mujeres embarazadas, puesto que no la toleran bien. El límite máximo recomendable en el uso de la tintura es de 35 gotas.


12.- Recetas: