Equinacea

EQUINACEA

1.- Nombre científico: Echinacea angustifolia.


2.- Otros nombres comunes: No tiene.


3.- Partes de la planta de uso médico: Toda la planta.


4.- Descripción de la planta: Se fija al suelo con una raíz columnar de la que salen numerosas raicillas. El tallo erguido y delgado en proporción a su longitud (de 30 a 120 cm) va cubierto de vellosidad lo mismo que las hojas. Éstas, lanceoladas y de borde liso, se disponen dispersas por el tallo. El pedúnculo es corto. En el ápice hay una gran cabezuela de base cónica con 12 ó 15 flores de color rosa o rojo púrpura. Sólo las flores del disco son fructíferas.


5.- Época de floración: Durante todo el verano.


6.- Presencia: Especie originaria de América. Sin embargo, debido a la belleza de sus flores se la cultiva en Europa desde hace mucho tiempo, habiéndose asilvestrado algunos ejemplares, desde los jardines. De todas maneras no puede hablarse de que se hayan aclimatado para formar grandes masas.


7.- Sustancias activas: Equinacina, aceite esencial, resina, principio amargos, fitosterina, almidón, azúcar y el principio bacteriostático equinacosido.


8.- Acción curativa y uso: El uso medicinal de esta planta lo hemos aprendido de los indios de Norteamérica; utilizan las raíces, aunque también las hojas de la planta para curar todo tipo de heridas. Este uso especial ha sido comprobado científicamente. Se sabe desde 1950 que en esta especie hay unos principios que son activos contra las bacterias. Se sabe también que el efecto antibacteriano se ve reforzado por unos principios activos que incrementan las fuerzas de defensa como irritantes no específicos, contribuyendo así a eliminar las infecciones. Ambas cosas contribuyen a que los preparados de la planta sean muy valiosos en medicina. Realmente es más importante incrementar las fuerzas defensivas naturales que luchar contra los gérmenes patógenos con sulfamidas y antibióticos. Parece ser que estos principios activos menguan mucho con el secado, llegando incluso a desaparecer. Por esa razón el té preparado con la planta ocupa un lugar muy secundario mientras que los preparados galénicos, incluido el homeopático "Echinacea angustifolia", son extraordinariamente eficaces y se utilizan muy frecuentemente en forma de gotas, internamente, y como pomada, externamente. En uso interno se utilizan para rechazar las enfermedades infecciosas y para respaldar a la quimioterapia. Las gotas, presentes en el mercado bajo la denominación de "Echinacin", se emplean contra las infecciones generales leves, para prevenir la gripe, contra los enfriados y para reforzar en determinadas enfermedades cutáneas, por ejemplo la psoriasis. Bajo el mismo nombre existe también en el mercado una pomada con la que se obtienen buenos resultados al tratar heridas. Se ha demostrado que los preparados de equinacea son más eficaces cuando no contienen sólo uno de los principios activos de la planta, sino que usan la totalidad de ellos. En cuanto a la medicina popular europea esta planta, es evidentemente, una desconocida, pues en Europa es una especie que se obtiene sólo en cultivo. El uso de plantas cultivadas no es común en estos casos. Sin embarho, los indios norteamericanos la emplean con gran éxito. Los campos de aplicación son los ya expuestos tanto en este apartado como en el siguiente, relativo a la homeopatía.


9.- Utilización en homeopatía: Se basa en una experiencia bien acreditada. Está en primer lugar la lucha contra las infecciones. El preparado homeopático procede de plantas frescas y la tintura de diluciones del mismo que se usan tanto interna como externamente. Los textos de homeopatía recomiendan esta especie principalmente contra los carbuncos y los forúnculos, la erisipela, los procesos ulcerosos, las heridas mal cicatrizadas, las complicaciones tras la vacunación contra la viruela y la fiebre puerperal. Son posibles, incluso inyecciones con este homeopático. La prescripción con la tintura son de 5 a 10 gotas tres veces diarias, o bien 5 gotas cada dos horas. Las potencias se usan asímismo, pero sobre todo la D3. Para los apósitos se usa la tintura diluida con agua en la proporción 1:3. Se les atribuye un efecto especialmente analgésico.


10.- Recolección y preparación: El que quiera desenterrar las raíces debe hacerlo en primavera o en otoño, limpiarlas de la tierra que llevan adherida y dejarlas secar a la sombra. Si se quiere recolectar la planta deben elegirse los ejemplares que están en floración. También en este caso conviene secar a la sombra.


11.- Efectos secundarios: No son de temer cuando se usan las dosis indicadas. Debido al sabor amargo que tiene, es escaso el peligro de sobredosis.


12.- Recetas: