Dulcamara

DULCAMARA

1.- Nombre científico: Solanum dulcamara.


2.- Otros nombres comunes: Amaradulce, amargamiel, emborrachadora, hierba pelada, matagallinas, morera trepadora, parra real de Judea, solano dulce.


3.- Partes de la planta de uso médico: Las partes superiores del tallo.


4.- Descripción de la planta: Especie semiarbustiva, trepadora, leñosa por la parte inferior y herbácea por la superior. Los tallos medulares son ramificados y van provistos de hojas alternas. Éstas suelen poseer en la base 2 lóbulos laterales y son de forma ovalada o acorazonada. Se trata de una planta bonita que resulta llamativa con sus flores de color violeta y las anteras amarillas que forman un cono. Las bayas maduras, de color rojo intenso, tienen forma ovoide. Aunque la dulcamara no es tan venenosa como la belladona, el beleño y el estramonio, especies emparentadas con ella, no se la puede considerar en modo alguno como una planta inofensiva. Por lo tanto, es válido también en este caso el consejo de: precaución, evitar el autotratamiento con esta planta medicinal.


5.- Época de floración: Durante el verano.


6.- Presencia: Se la encuentra muy frecuentemente en los lugares húmedos y umbríos. Se presenta principalmente en matorrales, setos y vegetación de las orillas fluviales.


7.- Sustancias activas: Principios amargos glicósidicos, saponina, solanina y otros alcaloides esteroides, así como taninos.


8.- Acción curativa y uso: Lo mismo que con todas las drogas vegetales a las que no se les puede clasificar como no tóxicas, y cuyo efecto curativo no resulta especialmente convincente, la dulcamara tampoco se utiliza muy frecuentemente. Es algo diurética y estimulante del metabolismo. De ahí que se la emplee en enfermedades de la piel. Por otra parte, no es de extrañar que una planta tan vistosa como ésta haya encontrado muchos amigos en la medicina popular. Aunque se debe también a que su efecto metabólico alivia numerosas dolencias. Así, el té preparado con ella se emplea en los catarros crónicos de las vías respiratorias, contra la tos ferina, el asma, la gota, el reumatismo, la hidropesía, los eczemas y otras enfermedades epidérmicas.


9.- Efectos secundarios: Cuando se toma en grandes cantidades se producen fenómenos de excitación y alteraciones en el habla. Se han observado asímismo hipo, vómitos, mareos y espasmos. Las bayas son asímismo venenosas y especialmente peligrosas para los niños.


10.- Recetas: