Clematítide

CLEMATÍTIDE

1.- Nombre científico: Aristolochia clematitis.


2.- Otros nombres comunes: Aristoloquia, cornamusa enredada.


3.- Partes de la planta de uso médico: Toda la hierba, incluida la raíz.


4.- Descripción de la planta: Alcanza una altura entre los 25 y 50 cm, tiene un rizoma vivaz, un tallo herbáceo erguido de aroma peculiar, con hojas de color verde mate por el haz y verde claro por el envés, de forma redonda u ovalada y una longitud del limbo de 5 a 10 cm. En las axilas se disponen las flores tubulares amarillas, ensanchadas por su base y acabadas en un labio ovalado. Esta planta, curiosa en muchos aspectos, se poliniza de la siguiente manera: tras un cáliz alargado dotado al principio de pelos dirigidos hacia atrás, se disponen 6 estambres y el pistilo del ovario. La relación entre estos elementos es tal, que el polen no alcanza el estigma con lo cual queda excluida toda posibilidad de autofecundación. Unas moscas pequeñas entran, atraidas por el olor, en el tubo y llevan consigo el polen procedente de otros ejemplares de la misma especie, quedando encerradas hasta que se ha completado la polinización, ya que los pelos del interior se extienden impidiendo su salida. Una vez completado el proceso, se retraen dichos pelos y liberan a los insectos, que a su voz llevan polen destinado a otras plantas.


5.- Época de floración: Es muy variable, dependiendo del lugar, y puede ir desde el principio de la primavera hasta finales del otoño.


6.- Presencia: Esta planta es originaria de los países mediterráneos, pero hoy día se la encuentra con frecuencia al norte de los Alpes en cercas, pendientes soleadas, antiguos viñedos, setos, bosques, escombreras y acúmulos de cantos. Se la puede considerar por tanto, aclimatada.


7.- Sustancias activas: El ácido aristolóquico es el principal componente, apareciendo también aceite esencial, principios amargos, alantoina, colina y una sustancia de acción antibiótica.


8.- Acción curativa y uso: Nos encontramos aquí ante una planta medicinal que recientemente ha vuelto a ser objeto de atención. Aunque fué utilizada en la antigüedad cayó despues en un total olvido. Solamente en la medicina popular sobrevivió a todos los avatares, utilizándose en el tratamiento de heridas mal cicatrizadas, de las supuraciones y de las úlceras. Hoy dia se sabe que el ácido aristolóquico aumenta la actividad de los leucocitos en su lucha contra agentes patógenos, facilitando al mismo tiempo su multiplicación. Incrementa además la resistencia natural del suero sanguíneo. Se trata de un auténtico aumento de la resistencia del organismo. También la alantoina estimula la cicatrización de las heridas al disolver las secreciones de la misma y licuificar el pus. La sustancia antibiótica apoya de modo decisivo este efecto. Otros usos de la clematítide son en la supuración de los senos accesorios, en los trastornos femeninos y las afecciones del riñón, aunque han de dejarse al criterio del médico, pues aunque esta planta da muy buenos resultados con las heridas, resulta peligrosa si no se la emplea de modo adecuado o se dosifica en exceso, pues es una especie muy tóxica en cantidades grandes.
Todas las propiedades curativas expuestas, ya eran conocidas por la medicina popular antes de que se encontrara explicación científica. De hecho la conservación de estos conocimientos despertó el interés de los investigadores hacia esta planta medicinal. Ningún otro producto podía curar tan rápidamente contra los panadizos como una decocción (té) de clematítide internamente (como baño). Las ampollas producidas a los soldados tras una larga marcha y las heridad cutáneas se curan en el curso de una sola noche si se las trata con pomada o apósitos de esta planta.


9.- Recolección y preparación: Se la recolecta en su época de floración, muy variable según el lugar, y se la ata en manojos que despues se secan a la sombra.


10.- Efectos secundarios: Hemos prevenido ya anteriormente contra el uso de esta planta sin control médico, ya que la sobredosis puede causar daños. El ácido aristolóquico en grandes cantidades actúa como un tóxico, de un modo similar a como lo hace el cólquico: vómitos, diarreas, posibles espasmos y fenómenos de parálisis. Estas sobredosis dan lugar asímismo a una hemorragia excesiva con la regla. Por esa razón las embarazadas deberían evitar el uso de esta planta.


11.- Recetas: