Celidonia menor

CELIDONIA MENOR

1.- Nombre científico: Ranunculus ficaria.


2.- Otros nombres comunes: Escrofularia menor, ficaria, hierba de las almorranas, ojos de diosa, ranúnculo.


3.- Partes de la planta de uso médico: La hierba fresca.


4.- Descripción de la planta: Se trata de una de las plantas de primavera a la que más atención se presta. A comienzos de la estación se desarrollan a partir de los rizomas carnosos unas hojas pecioladas y amplias de borde dentado o aserrado, carnosas y con el haz brillante grasiento. Forman a veces un extenso tapiz foliar. El tallo poco ramificado lleva varias hojas parecidas a las basales. Las flores terminales se disponen aisladas. Son estrelladas, de color amarillo intenso y en su cara superior asímismo muy brillantes. En la axila de las hojas inferiores se forman propángulos (parecidos a granos de trigo), que sirven para la reproducción vegetativa. Caen en la madurez y se desarrollan hasta dar lugar a nuevas plantitas. En ocasiones se forman en grandes cantidades y cuando se produce una tempestad caen al suelo, pareciendo como si lloviera trigo.


5.- Época de floración: Florece a finales del invierno y principio de la primavera.


6.- Presencia: La celidonia menor gusta de los lugares húmedos, pastizales y en general de lugares frescos.


7.- Sustancias activas: Las sustancias picantes propias de las ranunculáceas, la protoanemonina y la anemonina respectivamente, están presentes en cantidades mínimas en esta planta. Hay que citar también a la saponina y la vitamina C.


8.- Acción curativa y uso: Debido a la vitamina C y a que esta especie es una de las primeras plantas de la primavera, se la emplea desde hace mucho tiempo en las denominadas ensaladas para depurar la sangre. No se la puede llamar planta medicinal en sentido estricto y la medicina académica no la usa. No ocurre lo mismo con la medicina popular, que usa esta planta para el tratamiento de la carencia de vitamina C, tomándola en ensalada o usando el jugo extraido al exprimirla y mezclándolo con leche. Asímismo, el té preparado con la planta seca, se usa para tratar las afecciones cutáneas, tanto ingiriéndolo como lavando las zonas afectadas con él. En el caso de las hemorroides también parece tener éxito.


9.- Efectos secundarios: Aunque en esta planta apenas hay una cantidad apreciable de las sustancias picantes de las ranunculáceas hay que prevenir en contra de las sobredosis. La consecuencia podrían ser irritaciones en el estómago, el intestino y los riñones. El té, por el contrario, resulta menos peligroso ya que esas sustancias se transforman y vuelven inocuas durante el proceso de secado de la planta.


10.- Recetas: