Castaño de indias

CASTAÑO DE INDIAS

1.- Nombre científico: Aesculus hippocastanum.


2.- Otros nombres comunes: Castaño amargo, castaño borde, castaño caballuno, erizo, falso castaño


3.- Partes de la planta de uso médico: Las semillas y en ocasiones también las flores y las hojas.


4.- Descripción de la planta: No hace falta describirlo, pues tanto los niños como los adultos lo conocen bien ya que nos alegra tres veces al año: a principios de la primavera cuando aparecen sus grandes brotes y anuncian el comienzo de estaciones más cálidas, a finales de la primavera cuando despliega sus maravillosas flores y finalmente en otoño cuando caen del árbol las brillantes semillas que constituyen un atractivo juguete para los niños. Las semillas, llamadas normalmente castañas, encontraron desde un principio diversos usos: como alimento de ceba, productor de almidón y material de forraje invernal para la caza; la superstición le atribuye además propiedades protectoras contra diversas enfermedades para lo cual es suficiente llevar en el bolsillo tres castañas. Desde hace mucho tiempo existen preparados medicinales, aunque su verdadera eficacia curativa no se conoció hasta el año 1896.


5.- Época de floración: Al final de la primavera.


6.- Presencia: Estos árboles están presentes en todos los lugares, encontrándoseles en el jardín trasero, en parques y en los linderos de los bosques. Sin embargo, no es originario de Centroeuropa. Llego allí desde Grecia en el curso de la segunda mitad del siglo XVI.


7.- Sustancias activas: Los principales componentes de las semillas son la saponina aesculus, los taninos, flavonglucósidos, fitosterinas, derivados de la purina y diversas vitaminas. El principio más activo es la aescina, que está contenido también en las flores y las hojas. En sus propiedades participan también en menor medida muchos productos que no enumeramos aquí.


8.- Acción curativa y uso: Fué un médico frances el que, animado por el uso de la medicina popular hacía de esta planta, preparó la tintura que demostró tener propiedades sorprendentes. En 1896 informó sobre los éxitos logrados en el tratamiento de las hemorroides, ampliándose después el radio de acción a todo el sistema vascular, en especial a las venas. El efecto antiedematoso y antiflogístico amplió sus aplicaciones. Pero lo que no se usa es el té de castaño. Hoy en día se utilizan contras la afecciones venosas numerosos preparados galénicos en forma de pomadas, gotas, tabletas, cápsulas, supositorios e incluso inyecciones. El consumo es grande ya que la falta de ejercicio de nuestra época propicia las enfermedades vasculares.
Respecto a la medicina popular, aunque con poca frecuencia, se prepara a veces la tintura de flores y hojas, teniendo como base un aguardiente de cereales. Se utiliza contra los trastornos vasculares venosos y los dolores reumáticos, así como contra los espasmos gastrointestinales. A veces se tuestan las castañas, se las machaca despues, se las mezcla con harina y vinagre y se amasa hasta formar una pasta que se aplica sobre los senos endurecidos para ablandarlos. De todas formas este uso está en decadencia, ya que existen en el mercado numerosos productos para estos mismos fines y que se expenden sin receta en las farmacias.


9.- Utilización en homeopatía: Con los frutos pelados se prepara el homeopático "Aesculus hippocastanum". Se utilizan las potencias una a tres, de las que se administran algunas gotas entre 2 y 3 veces al día en los casos de catarros nasofaringeos secos, hemorroides y úlceras de piernas.


10.- Efectos secundarios: Si los numerosos preparados galénicos de la planta se utilizan siguiendo las directrices del médico o las indicaciones del envase, no son de temer efectos secundarios.


11.- Recetas: