Calabacera

CALABACERA

1.- Nombre científico: Cucurbita pepo..


2.- Otros nombres comunes: No tiene.


3.- Partes de la planta de uso médico: Las semillas.


4.- Descripción de la planta: Es originaria de México y Texas. De alli la trajeron los españoles a Europa; esta especie se ha aclimatado mientras que otras (por ejemplo las procedentes de la India) se cultivan con mucha menor frecuencia. El que quiera tenerla en el huerto deberá elegir un lugar soleado, aplicar un buen abono y enterrar algunas semillas en el terreno suelto. Tras la germinación se hace un aclarado en el que se de dejan solamente los ejemplares mas vigorosos. Si se pretende que produzcan una gran cantidad de frutos hay que controlar su crecimiento. Tras la cuarta rama lateral se poda la principal y se deja en espera de los brotes. A partir de grandes flores de color amarillo brillante se desarrollan los frutos, no debiendo madurar mas de ocho. Una vez marchitadas las flores hay que despuntar también los brotes laterales. Procediendo de esta manera se logran calabazas de excelente calidad. Para fines medicinales se utilizan las pipas sin cáscara, las semillas, secadas al aire y el aceite de calabaza. Pero también conviene usar la pulpa; en confitura es una excelente variación a los platos de compota, especialmente en invierno y al comienzo de la primavera.


5.- Época de floración: A finales del verano.


6.- Presencia: Actualmente cultivada en huertos, siendo su presencia asilvestrada, muy ocasional.


7.- Sustancias activas: Las pipas de calabaza contienen muchos aceites grasos, incluso algunos esenciales, y también fitosterina, pequeñas cantidades de alcaloides, vitaminas, sustancias de tipo hormonal, proteinas, aminoácidos, así como algunas otras sustancias poco conocidas en detalle.


8.- Acción curativa y uso: Resulta especialmente eficaz en los trastornos de la vejiga, en especial la neurosis vesical y la atonía de la próstata en los hombres ancianos. Renombrados urólogos han confirmado que las pipas de calabaza actúan sobre el mecanismo de expulsión de la orina. Es lógico por tanto utilizar este medicamento natural para tal fín, toda vez que no se han observado ningún tipo de efectos secundarios. Es suficiente con tomar 1 cucharada de pipas entre 2 y 3 veces al día. El té resulta menos recomendable. También son recomendables para la enuresis infantil, siempre que no exista ninguna dolencia en el sentido de una anomalía orgánica. Las pipas de calabaza se utilizan asímismo contra los vermes intestinales, sobre todo contra las tenias. El aceite graso de las pipas, por el contrario, causa un efecto muy distinto, resultando totalmente insatisfactorio contra los vermes del más diverso tipo.
Todas las aplicaciones anteriormente mencionadas se remontan a la medicina popular, la cual también recomienda los frutos (la pulpa de las calabazas) crudos o elaborados como compota o mermelada para todas aquellas personas de riñones sensibles. Esta compota contribuye también a detener los molestos vómitos de las embarazadas. La colocación de rodajas de calabaza sobre las heridas sirve mas de refresco que de auténtico tratamiento.


9.- Recolección y preparación: Las calabazas se recolectan cuando se vuelven de un color más fuerte al inicial (principalmente anaranjado para la mayoría de las especies), y cuando la cáscara se torna dura. La época adecuada para la recolección es a principios del otoño, antes de que comiencen las primeras heladas fuertes. Hay que cortarlas con 8 ó 10 centímetros de tallo, pues generalmente las calabazas con tallo ausente se mantienen menos tiempo en buenas condiciones. Algunas variedades tienen espinas por lo que es recomendable portar guantes. Por último cabe indicar que la temperatura idonea para almacenarlas es en torno a los 15ºC.


10.- Efectos secundarios: Todos los métodos de utilización aquí expuestos están libres de efectos secundarios.


11.- Recetas: