Betónica

BETÓNICA

1.- Nombre científico: Betonica officinalis..


2.- Otros nombres comunes: Bretoña, salima fina.


3.- Partes de la planta de uso médico: La hierba (sin la raíz).


4.- Descripción de la planta: Especie vivaz de 30 a 60 cm de altura, con un tallo erguido cuadrangular, velloso y poco ramificado, Las hojas se que disponen opuestas, tienen forma ovalada o lanceolada, acorazonadas por la base y de bordes dentados. Las hojas inferiores son pecioladas mientras que las superiores son casi sentadas. Las flores púrpura forman en el vértice del tallo espigas de verticilos aparentes.


5.- Época de floración: Durante el verano.


6.- Presencia: La betónica crece en prados secos, pastos arenosos, pendientes soleadas y, en ocasiones, también en bosques secos.


7.- Sustancias activas: Taninos, principios amargos y la denominada estaquidrina, a la que se atribuyen propiedades homeostáticas.


8.- Acción curativa y uso: Las sustancias de contenido legitiman a la betónica como droga de taninos cuyo efecto viene apoyado por los principios amargos. Su uso en la medicina académica resultaría, pues, lógica. Sin embargo no se la utiliza, ni en los casos de diarrea, ni como astringente en las inflamaciones de la garganta. También la homeopatía utiliza raras veces la betónica como tónico en estados de debilidad y contra el asma.
En cuanto a la medicina popular, el té de esta planta se considera excelente para mitigar la diarrea y contra las dolencias intestinales. Se le emplea asímismo en gargarismos y enjuagues contra las inflamaciones de la faringe y en las encías con gran éxito. Por si ello fuera poco, dicho té también se emplea en los casos de degeneración mucosa de los pulmones y de asma. Antiguamente también se le usaba contra el reuma y la gota, si bien este uso ha ido poco a poco cayendo en el olvido.


9.- Recolección y preparación: Se arranca la planta cuando está en floración, cortándola a nivel del suelo y evitando las partes inferiores que están lignificadas, y atándola en haces se la deja secar en un lugar aireado y en sombra.


10.- Efectos secundarios: No son de temer si se evitan las sobredosis.


11.- Recetas:
Té de betónica: Se vierte 1/4 de litro de agua hirviendo sobre 1 cucharadita llena de la hierba y se deja reposar por espacio de 15 minutos. Después de colarlo se puede ya utilizar para tratar las dolencias anteriormente indicadas. La dosis recomendada es de 1 taza un par de veces al día.