Beleño

BELEÑO

1.- Nombre científico: Hyoscyamus niger.


2.- Otros nombres comunes: Abeleño, adamanta, aveniño, belesa, benino, benji, cañamón loco, carapuchete, dormidera, garbancillo loco, hierba loca, tabaco borde, tomalocos, veleño, venina.


3.- Partes de la planta de uso médico: Las hojas, y también toda la planta. Mas raramente las semillas.


4.- Descripción de la planta: Alcanza una altura comprendida entre 30 y 60 cm. Los tallos son algo vellosos, de pelos débiles y pegajosos. Las hojas tienen un color verde sucio, son de forma ovalada o alargado-ovalada, dentadas ampliamente y las inferiores se estrechan por la zona del peciolo mientras que las superiores son semiacuminadas. Las flores amarillentas tienen un caliz campaniforme o vasiforme, tienen venan reticuladas y se disponen casi sentadas en los tallos.


5.- Época de floración: Durante todo el verano y la primera parte del otoño.


6.- Presencia: En escombreras y huertos.


7.- Sustancias activas: Hiosciamina, escopolamina y alcaloides acompañantes.


8.- Acción curativa y uso: Ya no es habitual administrarlo en forma de té. Los principios activos muestran una gran variación. Estas diferencias en la calidad de la droga vienen determinadas mas por el habitat de la planta (consistencia del suelo, condiciones de luz, etc) que por el momento de la recolección. Sin embargo, siguen empleándose los preparados con esta especie. Se combate con ellos los estados de espasmos gástricos e intestinales y se intenta eliminar el temblor en los ancianos e influir sobre los estados de ansiedad. No deben olvidarse los linimentos que contienen aceite de beleño y con los que se eliminan diversos tipos de dolores.
En cuanto a la medicina popular, el uso de esta especie ha sufrido una importante regresión dada su toxicidad. De todas formas, el aceite se usa contra los dolores reumáticos. Se trata de un aceite graso que se fabrica siguiendo diversos métodos.


9.- Utilización en homeopatía: La tintura original preparada a partir de la planta integrada en floración se utiliza como D1 y D2 contra la tos acompañada de prurito, y de D4 a D6 contra los estados de excitación, los espasmos, los delirios, el insomnio, la diarrea...


10.- Efectos secundarios: El beleño está íntimamente emparentado con la belladona y el estramonio. Estas tres especies son muy tóxicas y por esta razón no es aconsejable que el profano trate con el beleño y se automedique con sus preparados. A diferencia de la belladona, cuyas bayas son especialmente peligrosas para los niños, los envenenamientos con beleño son muy raros debido a que la planta no tiene en su conjunto un aspecto agradable y además desprende mal olor. Las sobredosis grandes producen vómitos, mareo y espasmos y pueden llegar a tener como consecuencia la muerte.