Angélica

ANGÉLICA

1.- Nombre científico: Angelica archangelica.


2.- Otros nombres comunes: No tiene.


3.- Partes de la planta de uso médico: La raíz principal y las secundarias.


4.- Descripción de la planta: La angélica es una umbelífera que puede alcanzar hasta 2 m de altura. Su tallo es hueco, ranurado y a veces de color púrpura en la parte superior. Las hojas, con grandes brácteas, son lisas, de color verdiazul en el envés, y pinnada 1 ó 3 veces. Las pequeñas flores blancas verdosas se disponen en umbelas dobles (semiesféricas) de 20 a 40 radios. Las umbelas carecen de brácteas, que las hay en las secundarias.


5.- Época de floración: Durante la época veraniega.


6.- Presencia: Aparece en todo el norte de Europa y de Asia en las orillas de los cursos de agua y en los prados. Aparece de modo muy aislado en las costas del Báltico y del Mar del Norte, así como en las llanuras del norte de Alemania.


7.- Sustancias activas: Los principios que sirven de base para su aplicación son el aceite esencial, principios amargos y taninos. El ácido de angélica, otros ácidos orgánicos, furocumarina, resinas, ceras, almidón, pectina y azúcar deben considerarse como sustancias acompañantes.


8.- Acción curativa y uso: La angélica es un típico "Amarum aromaticum", una droga por tanto cuya acción se debe a los aceites esenciales y los principios amargos. Se la incluye por tanto entre los estomacales que muestran al mismo tiempo propiedades desinfectantes en el intestino y que contribuyen, por consiguiente, a eliminar las flatulencias. La angélica es asímismo un carminativo. Se ha confirmado igualmente que estimula la secreción de bilis y la eliminación de agua. Se la utiliza en ocasiones también para combatir la tos. Son de destacar las propiedades ligeramente espasmolíticas. Esta especie suele emplearse en forma de té o de tintura obtenida de la planta, y mas raramente como aceite esencial.
El uso de esta planta en la medicina popular es muy amplio. Incluye todas las aplicaciones anteriormente citadas y se la recomienda también para las convulsiones de los niños pequeños, en las intoxicaciones alcohólicas y con nicotina, así como contra el reuma y la gota. El vino preparado con esta planta se utiliza, de modo análogo al de pepsina, como digestivo.


9.- Consejo particular: El efecto de la angélica es muy similar al del ácoro verdadero y debería utilizarse con mucha mayor frecuencia de la que se hace hoy día en los dolores nerviosos del estómago causados por agitación, disgustos e intranquilidad. El ácoro verdadero da resultados excelentes y se ha abierto camino. Completado con angélica intensifica la acción cuando los males principales son la sensación de plenitud y la flatulencia. Lo ideal, es, pues, una combinación de estas dos plantas medicinales. Pero ya que las personas con nervios en el estómago requieren de un tratamiento mas prolongado, es necesario preparar una combinación que tenga un sabor agradable.


10.- Recolección y preparación: Se utiliza el rizoma seco con las raíces mayores. Se extrae en primavera y a finales de otoño. Después de limpiarlo bien, se le corta a lo largo y se cuelga para secar. Es de color gris pardo o rojizo y tiene olor y sabor aromáticos. Hay que poner gran cuidado a la hora de guardarlo, pues pocas plantas medicinales muestran tanta tendencia como ésta a ser invadidas por los insectos. También debe inspeccionarse el producto que se compre.


11.- Efectos secundarios: Una planta medicinal que contenga gran cantidad de aceites esenciales no puede considerarse nunca como del todo inofensiva. Debe saberse que la sobredosis puede ocasionar daños. El uso erróneo del aceite como abortivo conduce sin duda alguna a resultados que mas que eficaces ocasionan una auténtica intoxicación, pues actúan como paralizantes del sistema nervioso central.


12.- Recetas: