Ajo de oso

AJO DE OSO

1.- Nombre científico: Allium ursinum.


2.- Otros nombres comunes: No tiene.


3.- Partes de la planta de uso médico: La hierba fresca y los bulbos.


4.- Descripción de la planta: De un bulbo alargado, rodeado de escamas transparentes, surge un tallo que puede alcanzar hasta 25 cms de altura y que lleva flores estrelladas de color blanco con una umbela patente. Las dos hojas basales son lanceoladas. Toda la planta huele a ajo, en especial cuando se la frota con los dedos.


5.- Época de floración: A finales de primavera y a principios de verano.


6.- Presencia: Esta especie vive en toda Europa. Prefiere los bosques de suelo rico en humus y los lugares de umbría húmeda.


7.- Sustancias activas: Aceite esencial con sulfuro de vinilo y vestigios de mercaptanos, biocatalizadores, vitamina C, alicina (de acción antibiótica), fructosano y minerales.


8.- Acción curativa y uso: Todo lo que se dice sobre el ajo común es válido también en cuanto al efecto y al empleo de esta especie; remitimos por tanto, a esta otra planta medicinal. Ya que existen diferencias en cuanto al gusto, dejamos al usuario que decida sobre el uso de una u otra. Sin embargo, la medicina académica no hace empleo de las propiedades curativas del ajo de oso. En cuanto a la medicina popular, en un primer plano de sus usos están las alteraciones gastrointestinales, la falta de apetito y los estados de debilidad. La hierba se administra al paciente en fresco finamente picada o se prepara con ella un jugo que se toma (10 a 20 gotas) de 10 a 20 veces diarias. Para disfrazar su sabor desagradable se mezcla con leche. El gran aprecio hacia esta especie procede de un dicho aparecido en un viejo recetario del párroco Künzle: "Ninguna hierba del mundo es tan eficaz para limpiar el estómago, los intestinos y la sangre como el ajo de oso". Si no se dispone de ejemplares frescos se utilizan los bulbos muy picados, o el jugo obtenido de ellos. En la medicina popular se considera esta especie como un remedio con la arterioesclerosis y para reducir la presión sanguínea. Se defiende la opinión de que supera ampliamente al ajo común en estas propiedades por que al haber cultivado aquel durante milenios, ha perdido una parte de su vigor original.


9.- Empleo como condimento: La hierba fresca se utiliza en muchos lugares para aderezar sopas, verduras, y sobre todo quesos blandos y el requesón. Ya que esto solamente puede hacerse en primavera desde aquí aconsejamos a los aficionados a las especias, a aderezar con esta planta las sopas y ensaladas del tiempo, puesto que las sustancias que contiene activan la digestión y son buenas para la bilis y el hígado, el estómago y el intestino. Tampoco es perjudicial incluirlo como ensalada en las curas de primavera.


10.- Recolección y preparación: Debe utilizarse en fresco, por que al secarse pierde su actividad. Se recolecta la hierba a finales de la primavera mientras que los bulbos se desentierran en otoño.


11.- Efectos secundarios: La acidez y el sabor desagradable del ajo de oso evitan las sobredosis; para las dosificaciones normales que se han indicado no se conocen efectos secundarios.