El tallo

Anterior: La raíz

Siguiente: Las hojas


Sirve principalmente para transportar el agua y los nutrientes absorbidos por la raíz hacía las hojas de la planta. Por la forma de su sección pueden ser redondos, biangulares, triangulares, cuadrados o surcados. En el primer caso su corte tiene forma de circunferencia, en los siguientes casos 2, 3 y 4 ángulos respectivamente, y por último se dice que es un tallo surcado cuando varios surcos recorren su superficie longitudinalmente.

Por otra parte, y dependiendo del ciclo de vida de la planta hay dos tipos de tallo:

- Herbáceo: se trata del tallo que desarrollan las plantas anuales (es decir, aquellas que desarrollan su curso vital en un solo año, germinando en primavera y marchitándose en otoño).

- Leñoso: se trata del tallo que desarrollan las plantas con un mayor ciclo de vida (bianuales o perennes, por ejemplo)

Hay que tener en cuenta que con frecuencia, muchas plantas tienen un tallo leñoso en la parte inferior, que se transforma en herbáceo según va tomando altura. A la hora de recolectar se usa preferentemente la parte herbácea.

Por último, cabe mencionar que entre el tallo y la raíz a veces existe un órgano intermedio, que sirve fundamentalmente como almacenante de reservas. Se trata de los bulbos, tubérculos y rizomas.