La raíz

Siguiente: El Tallo



Sirve a la planta para absorber agua del suelo así como sustancias nutritivas. Además sujeta al ejemplar al lugar donde se encuentra. Puede ser perdurante y echar renuevos cada año, o bien morir en otoño al igual que las partes aéreas.

Las características principales de una raíz, que pueden ayudar a su reconocimiento a la hora de recolectar una planta en concreto, responden a la forma que tiene la misma, a saber:

- Raíz columnar: Se trata de una única raíz vertical, con ramificaciones débiles hacia los lados. Suelen ser raíces profundas que permiten una mejor sujección de la planta al suelo. Ejemplo: la judía.

- Raiz napiforme: Análoga a la anterior pero con una anchura desproporcionada. Además de la función típica de una raíz, sirve como almacén de sustancias de reserva para la planta. Ejemplo: la zanahoria.

- Raíz fasciculada: Se trata de una raíz que se ramifica en innumerables ramificaciones, todas ellas de grosor similar. Ejemplo: la cebolla.