Las hojas

Anterior: El tallo

Siguiente: Las flores


Las hojas aprovisionan a la planta de sustancias orgánicas que obtienen a partir de los nutrientes que obtienen desde la raíz y a traves del tallo, junto al anhídrido carbónico que asimilan del aire. Para ello necesitan un pigmento verde, la clorofila, y como fuente de energía la luz solar. De esta forma obtienen distintos azúcares y almidón, elementos vitales para la planta. A este proceso se le llama fotosíntesis.

Las características principales de las hojas, que pueden ayudar a su reconocimiento a la hora de recolectar una planta en concreto, no son tan sencillas como pueda ocurrir con el tallo o las raíces, y responden a varios criterios. Se las puede clasificar por su forma, por su borde, por su nerviación, por la morfología de su ápice o por la morfología de su base. Existen incluso mas clasificaciones, pero consideramos que las cinco que hemos citado son en principio suficientes para que alguien sin experiencia comience a familiarizarse. Son las siguientes: