Las flores

Anterior: Las hojas

Siguiente: Los frutos


Las flores desde un punto de vista botánico, son brotes que constan de pétalos, sépalos, estambres y carpelos. Estos elementos se disponen en espiral alrededor del eje floral, al que se le llama también receptáculo.

A la hora de identificar una especie por sus flores, ocurre lo mismo que con las hojas, hay multitud de clasificaciones basándose en diferentes criterios. Aquí explicaremos dos de ellas: por su inflorescencia y por su corola. En cualquier caso cabe mencionar que se trata de clasificaciones básicas para principiantes, no siendo el objetivo de nuestra web hacer una clasificación exhaustiva.

El aficionado sin experiencia en lo que más acostumbra a fijarse para identificar a una especie suele ser precisamente en la flor; las plantas que florecen suelen resultar más sencillas de identificar. Sin embargo, no debe sobrevalorarse su color. Por ejemplo, una planta que las tenga normalmente de tonos rosas o rojos, puede darlas también en blanco, y una coloración generalmente azulada puede presentarse en ocasiones como rojiza o blanquecina.

Es extraño que un brote finalice su desarrollo con una flor única, como por ejemplo ocurre con el tulipán. En general se forman varias, que se reunen entonces en lo que se conoce como inflorescencia. Una posible clasificación de las flores, para poder identificar a una planta es por su inflorescencia. Existen cinco tipos principales: racimo, umbela, espiga, capítulo y corimbo.

Hay no obstante numerosos tipos intermedios de inflorescencia, como por ejemplo el espádice o la panícula, por lo que al describir las especies no siempre es posible dar en cada caso una información precisa. En cualquier caso se muestran a continuación esta clasificación:



Otra posible clasificación es por la forma de su corola: